Plan de NO Calidad: Crónica del despilfarro y el despropósito

29 - Enero - 2016 Comunicados de USTEA | Mesa Sectorial | Plan de Calidad

PlanNoCalidad_Cronica
  1. En 2007, la Consejería de Educación firma un acuerdo, con tres organizaciones sindicales, que sirvió para obtener el respaldo necesario para la aprobación de la LEA. En dicho acuerdo, se incluían, entre otras mejoras/mentiras, las siguientes:
  • Aumento de plantilla, de hasta 15.019 nuevos docentes, 2196 trabajadoras y trabajadores de PAS y un inspector por cada 15 centros.
  • Reducción de la ratio, en 600 CEIPs (de1852), a 20, y en 300 IES (de 873), a 35.
  • Aumento de la retribución por jubilación anticipada.
  • Reconocimiento económico y profesional de los equipos directivos.
  • Conciliación de la vida laboral y familiar.

La Consejería, desde 2007 hasta 2011, fecha en que llega “oficialmente” la crisis, nunca mostró la más mínima intención de cumplir, en todo o en parte, dicho acuerdo, excepto en el aumento, en un 100%, en los complementos retributivos de las direcciones de los centros.

En cambio, con él, los firmantes del acuerdo se olvidaron de la homologación salarial de todo el profesorado, cuyo dinero se destinó a pagar los incentivos del llamado Plan de Calidad. Y era la segunda vez. La primera vez, la homologación se cambió por los sexenios, la segunda, por el Plan de Calidad. De este modo, todo el profesorado andaluz, en beneficio del Plan de Calidad, dejó de percibir una media de 658 euros al año.

A pesar de los esfuerzos, manipulaciones y tejemanejes de la Administración educativa, para que los centros andaluces se incorporaran a tan “ventajoso” plan, en el mejor momento de su aplicación, se incluyeron en él 51.663 profesores y profesoras, de una plantilla de unos 100.000, y 1801 centros, de un total de 4.945.

  1. En la mesa sectorial del 15 de enero de 2013, la Consejería manifiesta su intención de “acordar las grandes líneas de desarrollo de una orden futura sobre el plan de calidad”, líneas que pretende consensuar para que dicha orden esté cerrada el 30 de enero. La futura orden se plantea en los siguientes términos:
    • Declarar extinto el plan, de modo que no se puedan efectuar nuevas incorporaciones de centros, e ir haciéndolo desaparecer gradualmente, en función de la fecha de adscripción.
    • Los centros acogidos en ese momento, podrían seguir desarrollándolo y el profesorado recibiría el incentivo económico, en función de los resultados obtenidos en la evaluación.

En esa fecha, la Consejería, que acaba de despedir a 4502 profesoras y profesores interinos, admite que, de todo el profesorado acogido al plan de calidad, el profesorado que ha alcanzado los objetivos está en torno a 1/3, unos 20.000 profesores y profesoras.

Entonces USTEA pidió que el dinero “liberado” a cuenta de la extinción del Plan de Calidad, se utilizara íntegramente para contratar a profesorado interino. La Administración se negó a cualquier negociación, hizo desaparecer las plazas en el siguiente concurso de traslados y, en los siguientes tres años, sus contrataciones para reponer a los 4502 profesores y profesoras despedidas, apenas han alcanzado los 1500, según declaró la Consejera de Educación, en la reunión mantenida con las organizaciones sindicales de la mesa sectorial, el 30 de noviembre de 2015.

  1. En esta mesa sectorial extraordinaria, de 29 de enero de 2016, la Consejería presenta un borrador de orden, pergeñada a toda prisa, o no, en la que se dispone que el cobro del último tramo del plan de calidad se hará en cómodos plazos, porque lo que tienen que pagar “excede la disponibilidad presupuestaria establecida para el ejercicio de 2016”.

Con ello, USTEA asiste, indignada, al último acto, por el momento, de esta pantomima, llamada PLAN DE CALIDAD, que, lejos de mejorar el sistema educativo andaluz, ha contribuido a su degradación, introduciendo en él las premisas y los criterios de rendimiento y evaluación de la doctrina neoliberal, aplicada a la educación.

QUÉ HA SUPUESTO EL LLAMADO PLAN DE CALIDAD

1.- EN LOS CENTROS:

  • Aumento exorbitado de la burocracia.
  • Pérdida en la capacidad democrática de toma de decisiones. (Implantación de los ROCs)
  • Inculpación de los docentes por el fracaso escolar.
  • Empeoramiento del entorno de trabajo y las condiciones laborales de los y las docentes.

2.- EN LA CALIDAD DEL SISTEMA EDUCATIVO ANDALUZ.

  • Los datos sobre los efectos del llamado Plan de Calidad son uno de los arcanos mejor guardados por la Consejería y su brazo evaluador, la AGAEVE. A pesar de que USTEA ha pedido los datos de manera reiterada, nunca se han hecho públicos. Dado el frenesí evaluador de la Consejería en estos años, es de suponer que dichos datos sean poco halagüeños. En caso contrario, habrían sido ampliamente publicitados.
  • Los informes PISA de estos años no han sacado a Andalucía de la pobre situación que tenía en el ranquin de las CCAA, antes de la aplicación del Plan de Calidad.
  • El fracaso y el abandono escolares no han hecho sino aumentar en estos cursos de vigencia del plan de calidad, tanto por la ineficacia del mismo como por el hecho de que el gobierno andaluz ha venido aplicando, de manera sostenida, recortes en educación, convirtiéndose en el alumno aventajado del gobierno estatal.

3.- EFECTOS ECONÓMICOS.

El Plan de Calidad ha supuesto un despilfarro inaceptable, perpetrado mientras se despedía al profesorado, se aumentaban ratios, se reducían las partidas para gastos de funcionamiento y construcciones escolares, el profesorado de apoyo se destinaba a sustituciones y un número vergonzante de escolares andaluces se instalaban en la pobreza y la marginación. Mientras el plan de calidad se convertía en un sumidero de dinero, las partidas destinadas a educación, en los presupuestos de la comunidad autónoma, no han hecho más que descender, hasta alcanzar una caída acumulada del 10%.

En la mesa sectorial del 15 de enero de 2013, la administración dio los siguientes datos sobre el coste del plan hasta el momento:

  • En 2008, 13.482.000 euros.
  • En 2009, 29.150.401 euros.
  • En 2010: 47. 338.034 euros.
  • En 2011, 54.313.680 euros.
  • En 2012, 17.310.840 euros.

En total, 161.594.955 euros gastados, a los que hay que añadir unos 14 millones de euros en concepto de consolidación del complemento retributivo. Nada sabemos de lo que se ha gastado entre 2013 y 2015, ni a qué se destinó lo que no se gastó.

 

USTEA EXIGE:

  1. Que la Consejería haga pública la evaluación del Plan de Calidad.
  2. Que se expliciten las cantidades pagadas en 2013, 2014 y 2015.
  3. Que se explicite lo que queda por pagar del Plan de Calidad, así como la cantidad que se va a pagar ahora y cuándo.
  4. Que se explicite a qué se va a destinar el dinero no gastado este curso en el Plan de Calidad.
  5. La apertura inmediata de un proceso negociador para revertir los recortes y sus efectos. Ese es el único plan de calidad sobre el que USTEA está dispuesta a hablar.

flecharoja_pq Descarga el comunicado en PDF flecharoja_Izq